ROYAL LANGUAGES

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian xo Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

lunes, 25 de mayo de 2009

1969: HACE 40 AÑOS




Hace mucho tiempo, durante la década del 60, 70 y creo que también en los 80's, uno iniciaba su ingreso a los Nidos a partir de los 4 años, no como ahora que al cumplir un añito de vida, los padres ya están pensando en que nido meter a su hijo. Antes, los primeros 4 años de nuestras vidas estaba tan llena de libertad para jugar con nuestros amigos de la cuadra o del edificio donde vivíamos, para ver nuestros dibujos animados favoritos en la TV -cuando no existía el cable y solo contábamos con 3 canales de TV. Cuando cumplí 4 años en 1967, mis padres me metieron a lo que en ese momento se llamaba "Jardín de la Infancia" en el Colegio Nuestra Señora de la Paz. Fue mi primera vez que me relacionaba con personas distintas a las que jugaba diariamente en el edificio donde vivía en Jr. Huancayo 177, Lima. Y significó una muy positiva experiencia, porque al final de ese año, recuerdo que recibí un diploma con su medallita de honor, lo cual enorgulleció a mis padres. Recuerdo que en mis clases del Jardín, yo le decía a mis amigos con una mezcla de orgullo y felicidad que a fin de año tendría un hermanito, quien vendría al mundo en el mes de noviembre de ese año 67. Luego del Jardín, en 1968 seguí Transición, siempre en el Colegio Nuestra Señora de la Paz, y al final del año también recibí un Diploma, pero sin medalla esta vez.

Fue así como llegó el año 1969 y como el Colegio Nuestra Señora de la Paz se había mudado y en un lugar muy lejos de donde vivía, mis padres se vieron en la situación de ver a qué colegio me meterían, el cual sería el colegio donde desarrollaría mi vida escolar. Honestamente, nunca supe el real motivo, pero en ese momento, mis padres supieron de un colegio que se encontraba en la 1º cuadra de Petit Thouars llamado Colegio San Andrés. Y debieron haber escuchado buenas referencias, porque al final, decidieron que yo comenzaría ese año 69 en dicho colegio y por cuestión de mi edad -tenía 6 años cumplidos-, tuve que volver a hacer Transición porque era demasiado niño para entrar a 1º de Primaria. Si trasladamos nuestra memoria a la década del 60 y primeros años de la década del 70, por esa época y durante la primera mitad de la década del 70, las clases en todos los colegios arrancaban religiosamente el día 1º de abril. No era como en la actualidad que a los pobres escolares los hacen comenzar el año escolar en marzo. Tuvimos suerte de contar en esa época con 3 meses completos de vacaciones para disfrutar, jugar y divertirnos con nuestros amigos, o nuestra collera.

Fue así como un 1º de abril, pero hace 40 años, comencé mi vida mi primer día de clases en el Colegio San Andrés, en 1969, en Transición, en la Sección "A". Recuerdo que el primer día de clases, ví un montón de muchachos corriendo por el Patio Sinclair, y acto seguido, sonó el timbre para que todos los alumnos entraran a sus respectivos salones. Una vez que formamos nuestra fila, ingresamos 30 alumnos al salón que estaba al frente del Patio Sinclair y recuerdo vagamente las mesitas amarillas donde nos sentábamos de a cuatro, y también me acuerdo de unos palitos verdes y rojos. Esa mañana el Director, William Mackay nos visitó ese primer día de clases para darnos la bienvenida y la mayoría de nosotros le llegábamos a las rodillas porque era un tipo tan alto que te inspiraba respeto. Y tras la cordial bienvenida, quedamos con quien fuera nuestra primera "Class Teacher", nuestra profesora principal en ese primer año de vida escolar, Miss Elizabeth Mackenzie, nuestra querida y recordada Miss Mackenzie, quien fuera un ejemplo de profesora abnegada y dedicada, siempre al servicio de sus alumnos como nuestra Class Teacher y enseñándonos prácticamente todos los cursos. Recuerdo también el haber tenido también como profesores al Sr. Huamán en Educación Física -cuando comenzamos a hacer uso del gimnasio- y a la Mrs. Olivera -antes de su accidente- en sus clases de Canto, quien nos aporreaba las mesas con una regla mientras nos hacía cantar.

Hubieron cosas que en ese primer año de estudios en Transición "A", fueron parte de ese inicio sanandresino en 1969. Cómo no recordar los recreos cuando el Patio Sinclair era todo para nosotros -y también para nuestros hermanos del salón de la B- y no nos mezclábamos con el resto de Primaria. Un año en el cual comenzamos a usar durante todo ese año 69 el recordado uniforme del colegio con el saco azul con la insignia del colegio y la corbatita y el pantalón plomo -antes que todos nos vistiéramos con el uniforme color rata decretado por el cojo de Velasco en 1971. Era alucinante cuando te acercabas a la mesita donde te habían ubicado y encontrabas allí todos tus útiles y los cuadernos con hojas opticas -que hoy ya no existen- que el colegio las mandaba a hacer en la librería Minerva, y que se convirtió en todo un ritual en toda la primaria. Y como olvidar la famosa listita de la Miss Mackenzie y su forma de calificar, que era mediante unos sellos que contenían un Bote, Un Niño y el Niño con el Bote, y era lo máximo si te ponían ese último sello en tu cuaderno.

También recuerdo la novedad de la designación de las Houses. Siguiendo los patrones británicos, eran 4 las Houses que habían el colegio y cada una vinculada a un color determinado: Douglas (Azul), McGregor (Verde), Mackay (Amarillo) y Stuart (Rojo). Siempre pienso que las casualidades no existen y fuí asignado a mi color favorito, el Azul, y pertenecí durante 11 años a la gloriosa House de la Douglas. Y sobre todo, en las clases de Educación Física, llevábamos los polos del color de nuestras houses y jugábamos fulbito, basket y hasta handball entre houses.

Haciendo un poco de memoria, no puedo dejar de recordar a varios amigos que comenzaron con nosotros y que estuvieron algunos años más acompañándonos en el salón y que después tomaron otros rumbos. Amigos como Christian Napurí, Rodriguez, Barbat, Zevallos, Benito Contreras, Yuri Hinojosa, Chavez y Vilca, a quienes se tiene siempre en el recuerdo.

1969: Nuestra primera foto en Transición


Y al final de ese año 69, recuerdo cuando la Miss Mackenzie -quien repitió el plato con nosotros en 5º de Primaria, en 1974, y a quien tuvimos la dicha de volver a ver en dos oportunidades en noviembre del 2003- anunció los 3 primeros puestos, y que puso a Luchito Takano en el 1º lugar y un empate en el 2º lugar entre Beto Hernández y Omar Uceda. Sinceramente, una época en donde conservábamos nuestra total inocencia y que fue el primer peldaño de lo que serían nuestros siguientes 10 años en el colegio.

En la cena en casa de Emilio Palacio el 23.11.2003, junto a nuestra querida Miss Mackenzie, y al lado de Alex Llerena, Emilio Palacio, Beto Hernandez y Roberto Rentería.


Hace 40 años comenzó mi vida escolar, que duraría 11 años hasta 1979. Hace 40 años comenzó la amistad, que con muchos de mis amigos y compañeros de promoción, se ha mantenido firme, sólida y estrecha a lo largo de todos estos años. Es cierto, que en los siguientes 10 años, fueron llegando a nuestro salón entrañables amigos, tanto en 1º de Primaria, como también, 6 años después, en 1º de Secundaria, amigos que también forman parte de nuestras vidas. Pero, es imposible no recordar donde se originó todo, donde nació nuestra etapa sanandresina, y eso ocurrió un 1º de abril de 1969, cuando contábamos con apenas 6 o 7 años. Allí empezó la amistad con muchos de quienes considero hoy no solo como mis amigos, sino como mis hermanos de alma, como Beto Hernández, Alex Llerena y César Watanabe y grandes amigos como Emilio Palacio, Marco y Miki Jiménez, Eddie Bernal, Juan José Mendoza, Marcos Arrieta, Sergio Gonzáles Benavides, José Manuel Gonzáles Martínez, Rolo Salvatierra, Beto Lay, José García, Juan Allauca, Lucho Rojas Meggo, Edgardo Li, Lucho Takano, y Chito Novoa.

1979: La Vieja Guardia en 5º de Secundaria al lado de la Miss Mackenzie

Hoy que mi promoción cumple 30 años de haber salido de las aulas sanandresinas, es imposible no evocar ese año 1969 cuando se dio inicio a mi etapa escolar, que hasta el día de hoy la llevo en el corazón, y sobretodo, cuando comenzó la amistad de 40 años que tengo con muchos amigos y hermanos sanandresinos.


Como diría la primera línea de nuestro querido himno del colegio.




ADELANTE ESTUDIANTES DEL ANGLO!!

miércoles, 20 de mayo de 2009

EL LOGRO DE UN SUEÑO: QUEEN + PAUL RODGERS EN CHILE

Desde que QUEEN se convirtiera en mi banda favorita en 1981, siempre fue mi fantasía verlos en concierto. Al morir FREDDIE MERCURY en 1991, esa ilusión también moría y debí esperar 27 años para hacer realidad el sueño de ver en vivo a la dupla sobreviviente de QUEEN. Mis amigos pueden dar fe de ello: desde que murió Freddie, siempre insistí que la dupla de BRIAN MAY y ROGER TAYLOR debía seguir junta y no separada, ya que estaban juntos desde SMILE, cuando se unieron en Octubre de 1968. Ante el retiro voluntario de JOHN DEACON en 1997, a los fans de QUEEN solo nos quedaba esta dupla y tras el fracaso comercial de sus respectivos albums solistas en 1998, creo que se dieron cuenta que el camino a tomar era el de permanecer juntos en vez de seguir individualmente en sus carreras solistas. Se involucraron como productores en el musical teatral “WE WILL ROCK YOU”, tocando juntos en algunas performances con el elenco de la obra y en algunas presentaciones especiales como los shows en Ámsterdam y Buckingham en el 2002 y el concierto “46664” en Sudáfrica en el 2003. Cuando en el 2005 esta dupla se une a Paul Rodgers y forman la alianza o asociación denominada QUEEN + PAUL RODGERS, debo confesar que tuve mis dudas, pero mi opinión cambió totalmente cuando a fines del 2005, despojándome de todo tipo de prejuicio ví completo el DVD “RETURN OF THE CHAMPIONS” y quedé fascinado con el show y con lo hecho en vivo por esta alianza. Allí empezó a gestarse en mi interior este sueño de ver a esta dupla en vivo, y recuerdo que le dije a mi esposa, “este show está para no perdérselo y habrá que hacer todo lo necesario para verlos si vienen el 2006”. Y este sueño agarró mucho más fuerza el 03.03.2006 cuando gracias a mi amigo Christian Arbulú pude, a través del celular, escuchar varios temas del concierto en Miami. Fue muy emocionante y luego de ello, me dije, “ahora me falta solo verlos”. 


Setiembre 2008. QUEEN + PAUL RODGERS lanzan el album “THE COSMOS ROCKS”, y anuncian la gira europea que comenzó el 12.09 en Ukrania y finalizó el 08.11 en Londres. Pero adicionalmente se anunció que después seguiría la gira sudamericana en noviembre. A partir de allí, comenzaron las especulaciones sobre dónde se presentarían. Se hablaba de Argentina y Brasil, se rumoreaba Chile, Colombia y Perú. Según supe, hubo la intención de traerlos a Perú, pero por temas de carácter técnico no se llegó a ningún acuerdo. Hasta que finalmente, el 25.09 salió el comunicado oficial en la web de Queenonline anunciando la gira sudamericana y comprendía Chile, Argentina y Brasil.
Los rumores se convertían ya en una realidad: la dupla sobreviviente de QUEEN volvía a Sudamérica.


Ante ello, con dos amigos más, tomamos la decisión de ir a Santiago a verlos el miércoles 19 de noviembre en el Estadio de San Carlos de Apoquindo. El 04.10 salieron a la venta las entradas para el concierto en Santiago y desde ese día, transcurrieron 45 días hasta el martes 18 de noviembre cuando arribé a Santiago a las 3:20 am. En ese lapso, tuve que sortear dificultades y superar barreras que parecían insalvables, pero que gracias a Dios, a mis Angeles que me cuidan y a mis amigos chilenos Rocío y Brede, las cosas se alinearon de tal forma que fueron encaminándose por la vía correcta. Fueron 45 días en que fui definiendo diversas cosas, siendo la 1º el no ir solo sino acompañado de mi esposa Silvana, y luego, encargar las entradas para que nos las compren, enviar el dinero, esperar la llegada de las entradas vía correo, comprar los pasajes aéreos, hacer la reserva del hotel donde nos alojaríamos y negociar mis vacaciones en mi trabajo para esa semana. El lunes 17 ya estaba listo para emprender esta aventura y partimos a las 9:50 pm en el vuelo de TACA.



Martes 18 de Noviembre del 2008. Tras descansar algunas horas en el Hotel San Marino, donde nos alojamos, con mi esposa nos fuimos a recorrer el centro de la ciudad y tomarnos fotos, y en la tarde con nuestra amiga Mapi Zevallos -quien tambien viajó desde Lima al concierto- fuimos al Periférico y vimos desde arriba la ciudad y pasamos un momento muy grato. Pero lo mejor sucedió al final del día. Los 3 nos fuimos al Hotel Hyatt –donde se alojaba la banda- para encontrarme con varios amigos chilenos queeneros que tengo en el Facebook, y de paso ver si se daba el milagro de ver salir o entrar a algunos de los miembros de la banda.




Y en un momento baja de un carro Sarina -la pareja de Roger- y Mapi la reconoció y me dijo, "Lucho, esa es Sarina", y luego baja del carro, alguien que se puso de espaldas y tenía el pelo claro. Voltea y era nada menos que Roger Taylor y mi amiga Mapi pegó el grito de su vida llamándolo a Roger -al igual que yo- y gritó su nombre y cuando Roger caminaba hacia la puerta del hotel, se sobreparó, volteó, se detuvo y nos sonrió y saludó levantando la mano y con muy buena onda. Y al poco rato, bajó de otro carro Spike Edney y todos corearon su nombre y volteó y sonrió, saludando a la gente. Al menos, pudimos ver en vivo y en directo a ROGER TAYLOR. Luego, seguiría compartiendo con mis amigos chilenos hasta poco antes de la media noche y hasta incluso, llegué a tomarme una foto con una réplica de la Red Special. Lo vivido esa noche en las afueras del Hotel Hyatt era un anticipo de viviríamos la noche siguiente.


Miércoles 19 de Noviembre del 2008. Día que JAMAS olvidaré mientras viva. Tras salir a hacer algunas llamadas a algunos amigos y familiares, con mi esposa regresamos al Hotel en donde nos encontraríamos entre 12 y 12:30 con Mapi y Abraham –otro gran amigo que viajó desde Perú para el concierto y donde los 4 estábamos en la misma fila e íbamos a compartir esta experiencia juntos. Salimos a almorzar juntos y comimos una Pizza y luego regresamos al apartamento a alistarnos para salir hacia el estadio San Carlos de Apoquindo.


A las 5 pm comenzamos nuestro recorrido y fuimos al Metro y tomamos el Metro hacia la Estación de Baquedano y de allí empalmamos para tomar el Metro hacia la Estación de la Escuela Militar, y en donde tomaríamos un taxi hacia el estadio. Recuerdo que llegando a ésta última estación, alguien desde lejos grita mi nombre en plena estación generando la sorpresa de mi esposa y mis amigos y era mi linda amiga Rocío que me había reconocido por el polo que llevaba puesto y a quien le debo el habernos apoyado bastante para el tema de las entradas. Luego subimos con la idea de tomar un taxi, pero vimos cierta viveza de varios taxistas y como Abraham tenía una tarjeta para subir a un ómnibus que nos llevaría al estadio y subimos en este último tramo que nos llevaría a la “tierra prometida”. Algo como el camino amarillo del film “El Mago de Oz”, el cual recorrimos desde que salimos del apartamento, y curiosamente recuerdo que en el Metro las escaleras estaban pintadas de amarillo y los 4 nos reíamos evocando esa escena en la que los 4 personajes de “El Mago de Oz” recorrían el camino amarillo. A las 6:15 pm, bajamos del ómnibus, y procedimos a caminar hacia el estadio. En ese momento, mi preocupación era poder ingresar la cámara fotográfica que tenía. Me encomendé al de arriba y que sucediera lo que tuviera que pasar. Al llegar a la puerta donde correspondía el ingreso para nuestra localidad comprada, VIP TOP CENTRAL, vimos que no había la colaza que había para tribuna, y procedimos a entrar y no me revisaron absolutamente nada y sentí que me quitaba un peso de encima y que gracias a Dios, iba a poder tomarme fotos con mis amigos chilenos y sobretodo, fotos del concierto. 

Cuando ingresamos, sentimos la emoción de ya estar adentro del estadio. Eran las 6:30 pm cuando arribamos a nuestra localidad, VIP TOP CENTRAL, y estábamos en la Fila 17, y a solo 5 filas de la parte del escenario donde se llevaba a cabo del set acústico. Cuando estábamos allí, no podíamos creer lo tan cerca que estábamos. Imagínense estar en un lugar, den 5 pasos y allí verán cuan cerca hemos estado anoche. Esos momentos previos al concierto, casi 2 horas 45 minutos, fueron inolvidables para mí. Tuve la dicha de conocer a muchos de mis amigos y amigas queeneros chilenos que tengo tanto en el Facebook como en un foro chileno de QUEEN y fue maravilloso sentir el cariño y afecto de todos estos amigos, en forma sincera y auténtica y en casi todos los casos, no era yo quien me acercaba a saludarlos, sino al revés, eran ellos se acercaban a saludarme y darme un abrazo fraterno. Fue algo increíble y lleno de sentimiento, y nos tomamos fotos en grupo e individuales como testimonio de ese momento único.


Conocer personalmente a amigos que antes eran solo amigos virtuales fue emocionante, y así conocí a muchos amigos como Sandrita, Piero, Isabel, Nicole, Nancy, Rocío, Yocelyn, Brede, John, Ismael, Matty y Adriana, entre otros. Francamente me sentí en la gloria y experimenté una felicidad intensa y verdadera. A tal punto que cuando mi esposa y mi amiga Mapi se pararon un ratito para ir al baño, y el tipo de seguridad le preguntó a mi esposa, “si ese señor de canas era alguien importante porque veía que todos se acercaban a saludarlo y se tomaba fotos con todos”. Ni en mis más delirantes sueños de grandeza, podía haberme imaginado algo así. E incluso, hasta mi amigo chileno Piero me grabó en un video que fueron mis 10 segundos de gloria:




También nos encontramos con Wilson, amigo peruano que había venido para el concierto. Francamente el ambiente que se vivía en esos momentos previos era una VERDADERA FIESTA, y se respiraba hermandad queenera por todos los lados, sin importar las edades y las nacionalidades. Realmente fue el mejor preludio que se pudo haber tenido antes del concierto.


Estadio San Carlos de Apoquindo. Hora: 9:15 pm. Se apagan las luces y comienzan a aparecer en la mega pantalla, imágenes del cosmos y los planetas y rayos y truenos. El sentir en la gente era vibrante, y cuando se escucha el intro de “Surf’s Up, School’s Out” del nuevo album, la emoción se va incrementando porque ya significaba que la banda comenzaba a ponerse en escena. Cuando concluye esta introducción y se prenden las luces, y se ve a los seis miembros de la banda en el escenario fue sencillamente increíble, YA ESTABAN ALLI! Y EN VIVO Y EN DIRECTO! Y arrancan con “Hammer To Fall” y la emoción de la gente fue total. Era estar viviendo por primera vez un tema de QUEEN ejecutado musicalmente por dos de sus miembros originales y con el sonido clásico de QUEEN. Y la emoción de ese preciso momento fue indescriptible. Era ver en carne y hueso, en persona, en esos precisos instantes y compartiendo el mismo espacio que uno, a BRIAN MAY y ROGER TAYLOR. Y cuando Brian se acercó a tocar su solo hacia esa parte del escenario, de la cual solo nos separaban 5 filas fue más que emocionante. Ver a alguien que a lo largo de los últimos 27 años, solo lo había escuchado por radio, por LPs, cassettes o CDs, o visto en TV, en videos o en DVD, o visto en revistas o magazines, y que ahora lo teníamos al frente y en vivo, sin tener que apretar un boton de Stop o Rewind para volver a ver su imagen en una pantalla de TV. Era la señal que a partir de ese momento y en las siguientes dos horas y media, viviríamos algo fuera de este mundo. Era el momento de creernos lo que estábamos viviendo y que nos encontrábamos POR FIN ya ante una hermosa realidad: teníamos a QUEEN + PAUL RODGERS sólo para quienes nos encontrábamos en el estadio y sentiríamos la magia de la música de QUEEN en nuestras venas.


Termina “Hammer To Fall” y es empalmado de inmediato con ese clásico de QUEEN de 1976, “Tie Your Mother Down” con el riff clásico de Brian al comenzar el tema y la euforia se desata totalmente entre los fans. Era el sonido de QUEEN a todo meter. Lo que seguiría luego fue una serie de recordados temas de QUEEN como Fat Bottomed Girls, Another One Bites The Dust –en donde Paul se lució con el público-, I Want It All y I Want To Break Free, como para que la gente reviviera las épocas queeneras y de paso, comenzaran a destrozar sus gargantas –como yo comenzaba ya a hacer religiosamente. Acto seguido, y en el momento oportuno, vienen dos temas del nuevo album “THE COSMOS ROCKS”, “C-Lebrity” y “Surfs Up…Schools Out!”, con harta cosecha rockera como para mover al público hasta agotarse. De inmediato, Brian presentó a Paul Rodgers, quien interpretó con su guitarra acústica el clásico de Bad Company, llamado “Seagull”, hermoso tema y que sirvió como un descanso tras la adrenalina derramada, y asimismo como un preludio para lo que vendría inmediatamente después. Antes de entrar a esa parte, quiero resaltar la figura de Paul Rodgers, quien demostró su enorme calidad y su innegable dominio de escena. En ningún momento del concierto intentó a imitar o siquiera parecérsele a Freddie, y eso se le agradece. El tiene su propio estilo, admirado y reconocido por sus colegas de profesión y por sus fans en todo el mundo y no en vano, se ha mantenido durante casi 40 años en el mundo del rock y el blues. Todos sabemos que Freddie es insustituible y que nadie JAMAS podrá ocupar su lugar. Pero tampoco estamos ante la figura que alguien haya venido a usurpar su lugar.


Tras este paréntesis, y al culminar el tema Seagull, Paul se retiró del escenario, dando paso al inicio del segmento que todos los que nos encontrábamos en VIP TOP tanto CENTRAL como LATERAL estábamos esperando desde que adquirimos nuestra entrada: El Set Acústico y a escasas 5 filas del escenario. Llegó Brian y se sentó en una silla con su guitarra acústica, para comenzar con lo que sería uno de los momentos más emotivos de la noche. Tras decir en su entendible español “Finalmente estamos aquí”, lo que provocó al aplauso del público chileno.



Tras decir algunas palabras, llegó lo que el fan de QUEEN latino tanto esperaba, el tema “Love Of My Life”, que Brian dedicó expresamente a Freddie Mercury. Demás está decir que el tema fue cantado por todo el estadio en forma emotiva y provocó las primeras lágrimas que comenzaron a caer de mis ojos. Cómo no evocar a Freddie en los 70’s y 80’s haciendo corear este tema. Fue sencillamente indescriptible. Pero la cosa recién comenzaba, termina el tema y Brian le dice al público que para el siguiente tema necesita un baterista, y presenta a Roger, quien se acerca caminando a este lado del escenario. Era fantástico, teníamos a la dupla sobreviviente de QUEEN, a escasos metros y los veíamos, tan, pero tan cerca, que no lo podíamos creer.






Y cuando arranca 39, a muchos fans setenteros de QUEEN nos invadió la nostalgia y las lágrimas de emoción siguieron haciendo su trabajo en nuestros ojos. Pero a la mitad del tema, Brian dice que no es suficiente y que necesita más músicos e invita a Spike Edney –el 5º QUEEN-, Jamie Moses y Danny Miranda, a unirse a ellos y vuelven a interpretar 39. Cómo explicarles, teníamos a casi toda la banda –menos Paul-, allí tan, pero tan cerca. Termina el tema, y todos salen del escenario, dejando solos a Roger y Danny Miranda y se mandan con una especie de solo de bajo, en donde se llegaron a escuchar las partes características de Antoher One Bites The Dust y Under Pressure en el bajo, y que sin duda, nos hizo evocar al ausente, John Deacon.

Luego queda Roger solo y se manda con un pequeño solo de batería, mientras le van armando la batería y cuando queda lista, se manda con todo con su clásico “I’m In Love With My Car”. Otra vez la adrenalina regresa con todo. De inmediato, Roger se manda con un tema de QUEEN de los 80’s, composición suya, hoy escuchada bastante en un comercial de telefonía celular, “A Kind Of Magic”. El remate del solo de guitarra de Brian en este tema fue espectacular y una vez más, tuvimos a la dupla tan, pero tan cerca. Si el set hubiera terminado allí, hubiera quedado más que satisfecho con ese segmento, pero esta dupla es especialista en el arte de hacerte moquear y sin anestesia. Y vino uno de los números más esperados por el fan latino, el tema que Brian dedicara a los fans latinos en 1982, “Las Palabras de Amor”. Ya la habían incluido en Madrid y teníamos la esperanza que sucediese lo mismo en Sudamérica. Y ocurrió. La gente lo coreó al unísono y ellos mismos se sorprendieron de la reacción de los fans chilenos. Gran momento de la noche.

Acto seguido, una vez más la dupla queenera en acción con “Say It’s Not True”, cantado primero por Roger, luego por Brian y la 3º parte por Paul y ahora teníamos al frente al trío que conforma esta alianza denominada QUEEN + PAUL RODGERS. Eso fue el cierre del set acústico. Con eso, ya daba por pagada mi entrada y si me hubieran dicho, hasta acá nomás duró el concierto, me hubiera ido de lo más feliz a mi hotel y con el corazón en la mano. Pero no, había mucho más por venir. Continuaron los temas “Voodoo” –un simpático blues del nuevo album-, “Bad Company” –tema del grupo del mismo nombre que Paul liderara en los 70’s, con Paul en el piano y en la pantalla gigante se veían imágenes de Paul de sus época setenteras- y “We Believe” –en mi opinión, el mejor tema del nuevo album y magistralmente interpretado por Paul. Y siguió otro momento emotivo. Brian arranca con su característico solo de guitarra con los acordes de “Keep Yourself Alive”, y prosigue con sus riffs característicos, hasta que se escuchan los acordes del hermoso tema “Bijou” –de 1991 y proveniente del album “INNUENDO”-, y cuando Brian termina su parte, llega otro momento lacrimógeno para el fan. En la pantalla aparece el puño de Freddie y sale su rostro e imágenes de él, mientras se escuchaba su parte cantada del tema “Bijou”. La imagen, el recuerdo y la memoria del inmortal FREDDIE MERCURY se instaló en el estadio San Carlos de Apoquindo. Disculpen, pero una vez más moqueé duro, y ya iban 4 temas de ojos humedecidos.


De inmediato, Brian se manda con el tema instrumental “Last Horizon” de su cosecha solista, pero de tan buena calidad como para no quedarse perdida en el baúl de los recuerdos. El sentimiento puesto por Brian en este tema es sencillamente conmovedor, y se acercó hacia nuestro sector y tocó la última parte del tema y una vez más, estuvimos tan cerca. Otro momento sublime del concierto.







Pero faltaba lo mejor. Y comienzan los clásicos temas de QUEEN. Primero “Radio Ga Ga”, en donde cumplí mi fantasía de que algún día aplaudiría con las palmas en alto y al unísono, al ritmo de “All you hear is Radio Ga Ga…”. Todo el estadio aplaudía en este tema, fue impresionante. Siguió otro clásico, “Crazy Litle Thing Called Love”, rock and roll a toda máquina, y se sintió más que nunca el grito de “Ready Freddie”. Y para seguir disparando directo al corazón del fan, vino “The Show Must Go On”. Otro momento para evocar a Freddie y también por que no decirlo, para humedecer un poco los ojos. Pero si antes había moqueado en 5 temas, lo que vino a continuación fue como abrir sin asco un caño en mis ojos. Se apagan las luces y aparece Freddie Mercury en la pantalla gigante, comenzando a cantar “Bohemian Rhapsody”, y en el escenario, Roger en la batería y Brian en la guitarra compartiendo conjuntamente con él. Fue el momento mas emotivo de la noche para mí, mi tema favorito de siempre estaba allí con Freddie en pantalla y Brian y Roger en escena. Si cuando lo escuché por celular 20 meses atrás, moqueé duro, imagínense vivirlo allí, en vivo y en directo. Lloré como un niño de la emoción y mi esposa me agarraba mi hombro, porque sabía lo que significaba ese momento para mí. La parte operática fue un delirio y en la pantalla, imágenes de Freddie y John y en la parte rockera, Paul Rodgers en acción. Y en la parte final del tema, Paul cantando a dúo con Freddie la parte de “nothing really matters” y Paul nos regala al público cantar esa línea final “nothing really matters to me-Gracias Paul!- y luego canta esa misma línea rindiendo en su estilo su tributo a Freddie, y cuando se escucha el “anyway the wind blows” en la voz de Freddie, la imagen de Freddie despidiéndose. Podía uno contenerse y hacerse el duro en ese momento? El fan que no se conmueve en ese momento, es porque está hecho de hielo o de piedra, o porque no es fan. Al terminar el tema, el grupo abandona el escenario. Típico de los conciertos para que luego regresen a escena. Y vaya manera de hacerlo. Retornaron con el tema “Cosmos Rockin”, con el cual metieron rock and roll hasta quebrar las cinturas. Un muy buen tema del nuevo album. Y luego, el clásico de Free de 1970 –cuando QUEEN recién se acababa de formar-, “All Right Now”. Paul se lució a su antojo y la gente coreó a todo motor este tema con Paul, y Brian se acercó a nuestro sector para tocar con harto sentimiento el solo de este inmortal himno rockero.




Segundos después, el golpe en la batería de Roger para el clásico “We Will Rock You”, que generó el destrozo de muchas gargantas como la mía, y cuyo solo de guitarra fue algo que anhelaba ver en vivo toda mi vida, y por lo cual, no me tomé la molestia de tomar ninguna foto para vivir esos segundos de gloria rockera en todo su esplendor. Y el cierre, el clásico, el himno, la epopeya musical llamada “We Are The Champions”. Que fan queenero no se ha imaginado entonar este tema, abrazado entre amigos y con una cerveza en la mano? Ese tema llegó directo al alma del fan de QUEEN, y cuando entonábamos abrazados este tema con mi esposa y mis 2 amigos peruanos, eso era hermandad queenera pura y las lágrimas no dejaban de correr por mis ojos.





Y el final, al compás de God Save The Queen, el sexteto se despide y luego Brian, Roger y Paul se acercan a nuestro sector –a esas alturas de la noche, ese lado del escenario ya lo habíamos adoptado, ya era nuestro-, y allí sí me paré en mi asiento para verlos mas cerca y pude ver más cerca al trío y romper mis palmas de tantos aplausos dados. Y Roger lanzó sus palos de batería y cayó cerca de donde me encontraba y un afortunado amigo los capturó.



Eran las 11: 55 pm y era el final. No lo podíamos creer. Lo habíamos vivido y al 100 %. Habíamos visto a BRIAN y ROGER en vivo y tocando los clásicos de QUEEN. Y muy bien acompañados por Paul Rodgers y apoyados por Spike Edney, Jamie Moses y Danny Miranda. A diferencia de lo que pudimos ver en los DVD del 2005 en los conciertos de Sheffield y Japón, esta vez el show fue mucho mejor, y de mayor duración, ya que duró casi 2 horas y 40 minutos. Y la banda se le vio mucho más cohesionada, en donde hay un respeto del uno por el otro. Nadie quiere pretender opacar al otro ni robarle el show. Fue un show muy variado con segmentos bien equilibrados y en donde se respiraba en todo momento una atmósfera de QUEEN. Y lo sorprendente fue la entrega de los fans chilenos, fue TOTAL y corearon hasta los temas del nuevo album y los solistas de Paul Rodgers. Al terminar el concierto, nadie se movía de su sitio, y ya cuando empezaron a desarmar el escenario, era la señal que el show había terminado. Entre todos nos abrazábamos con la emoción muy adentro tras haber vivido la experiencia de nuestras vidas. Y nuevamente abrazarnos con los amigos y amigas de Chile, y tomarnos más fotos como recuerdo de este momento imborrable. Fue muy emotivo ver que un momento cuando nos tomábamos una foto, un amigo chileno que estaba en la 1º fila, al vernos gritó con emoción “Grande Perú!” . En ese momento, el que habla, literalmente, no tenía voz. Mi garganta estaba hecha puré y era mi medalla tras haber vivido un momento espectacular. Al final, había una junta post concierto del foro chileno, pero como mis amigos Mapi y Abraham se iban al día siguiente y habían dejado sus cosas en el apartamento, nos fuimos todos juntos allá, y como había traido de Lima una botella de pisco Queirolo para celebrar y ya nos quedamos allí celebrando hasta las 2 am, con la emoción de lo vivido horas atrás y la satisfacción de decir, “¡Misión Cumplida!”.
Finalizo esta crónica, señalando que el 19 de noviembre logré hacer realidad un sueño y ha sido el día más feliz de mi vida. Algo que no me imaginaba que me sucedería. Cuando veo hacia atrás y veo todo lo que se hizo para llegar a esta meta, superando diversas barreras, me emociona saber que VALIO LA PENA TODO SACRIFICIO Y ESFUERZO Y LO VALIO CON CRECES. Y no viví solo, lo compartí con mi adorada esposa Silvana. Tengo mucho por agradecer. Primero que nada, agradezco a Dios y a mis ángeles que me cuidan desde arriba, que SE que ellos han movido los hilos para que pueda vivir este sueño. No en vano el día que se anunció la gira sudamericana en la web oficial de QUEEN fue el 25.09, día del cumpleaños de mi padre -QEPD. A mi adorada esposa Silvana, por estar a mi lado y compartir conmigo este momento maravilloso. A mis amigos Rocío y Brede porque sin su ayuda, no hubiéramos vivido esta experiencia única. A mis amigos Mapi y Abraham, que luego de compartir juntos esta experiencia desde el mediodía, estoy seguro que nuestra amistad ha quedado más fortalecida que nunca. A mis amigos chilenos tanto del Facebook como del foro chileno de QUEEN, llamado “Queenero”, a quienes conocí personalmente por haberme hecho sentir como en casa por todo el cariño brindado en forma auténtica y sincera. Y por supuesto a BRIAN y ROGER por darnos lo mejor de ellos y hacernos vivir la magia de la música de QUEEN durante esta inolvidable noche. Y a PAUL RODGERS, porque si no fuera por él, esta dupla sobreviviente de QUEEN jamás se hubiera juntado para hacer giras y con ello, hizo posible que muchos fans de QUEEN que no vimos a QUEEN en sus años de esplendor, pudiéramos ver lo más cercano a un concierto de QUEEN, a la dupla sobreviviente de QUEEN y en plena forma. Al album "THE COSMOS ROCKS", porque si no hubiera visto la luz este album, esta gira JAMAS se habría realizado. Y por último a todos mis amigos que compartieron conmigo esa alegría en Lima al saber que me enrumbaba hacia esa aventura y me expresaron sus buenas vibras antes de viajar.


Ahora, después de haber vivido este concierto, puedo decir que ya puedo morir tranquilo. He cumplido el sueño de mi vida. Es el mejor concierto que he asistido en mis 45 años de existencia. JAMAS creí presenciar un show de tal magnitud y sobretodo, estar tan, pero tan cerca a ellos.






He visto a BRIAN MAY y ROGER TAYLOR a solo 5 filas y eso es mucho más cerca de lo que alguna vez me hubiera imaginado.


He vivido LA EXPERIENCIA MAS ESPECTACULAR DE TODA MI VIDA.


¡¡SUEÑO CUMPLIDO!!

BIENVENIDOS!!

HOLA AMIGOS! Cumpliendo un deseo personal largamente pensado y también postergado, he creado este blog personal. Sin duda alguna, el hecho que mi hermano Alex creara su blog, me animó a decidirme a lanzarme con el mío.
Tenía dos cosas que jugaban a mi favor: 1) Que la gente que me conoce dice que escribo bastante bien -eso es lo que dicen, no soy practicante del autobombo- y eso me vino por la herencia de mi padre, don Alberto Guadalupe Wiese -QEPD-, quien fue periodista de la vieja guardia; y 2) Que tengo una muy buena memoria para acordarme de cosas que muchos daban por olvidado. Combinando esos dos factores, me dí cuenta que podía generar algo interesante.
Acto seguido, en estos días previos, me dediqué a recopilar todas las notas, artículos y crónicas contenidas en mensajes en e-mails y diversos foros y me dí con la sorpresa que tenía un número considerable de notas como para ir armando en el corto y mediano plazo algo simpático.
Por último, vino el tema del nombre del blog. Teniendo en cuenta el contenido de lo que iba ser el blog, se iba a centrar en 3 cosas: QUEEN -mi pasión de toda la vida-, mis vivencias, anécdotas e historias personales y familiares, y por último, opiniones o semblanzas de diversos temas que me apasionan y gustan, como la música -el rock y pop clásico- el cine, la TV, el fútbol y algunas cosas más. Ante eso, y recordando a mi gran amiga Dianita García, con su programa "Tu, Yo y Mis Discos", me vino a la mente un nombre como "QUEEN, Yo y Algo Más". Ojo, pongo el nombre de QUEEN primero, no porque sea más importante que yo, sino para no cometer el error de "el burro por delante". Pero, había que buscar una palabra que reuniera estos 3 temas, y paralelamente viendo la disponibilidad del nombre para la URL, probé con Trilogy, y no estaba disponible. Acto seguido, se me ocurrió probar con Royal Trilogy -si QUEEN iba a ser parte de la trilogía, el término caía como anillo al dedo- y justo aparece el nombre como disponible. Y no lo pensé dos veces, y así nació este blog: ROYAL TRILOGY: QUEEN, Yo y Algo Más.
Este no pretende ser un blog de caracter informativo. Será un blog personal, en donde podré expresar lo que pienso y siento, un poco como mi refugio personal, mi escondite "secreto", en donde abordaré temas vinculados a mi vida personal, a QUEEN y otras cositas más.
Por último, para empezar, luego de este mensaje de introducción, mi primer posteo contendrá la crónica que elaboré sobre mi experiencia de haber vivido el concierto de QUEEN + PAUL RODGERS y que significó el día más feliz y emocionante de toda mi vida, y que sucedió justo un 19 de noviembre del 2008, hace exactamente 6 meses, Medio Añito.
Finalmente, les doy la bienvenida a este blog, su blog, para que lo visiten, y puedan estar registrarse, y también puedan dejar sus comentarios, opiniones e incluso, sus críticas constructivas que me servirán para poder mejorar la calidad de este blog.
BIENVENIDOS A ROYAL TRILOGY!! Disfruten su estancia aquí!
Su amigo.
LUCHO GUADALUPE



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddThis