ROYAL LANGUAGES

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian xo Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

viernes, 18 de diciembre de 2015

18 DE DICIEMBRE DE 1979: NUESTRA GRADUACION, EL FIN DE UNA ERA







Diciembre de 1979. Mes que se convertía en el último mes de nuestra vida escolar, que se inició en 1969 en Transición. Once años habían transcurrido y estábamos llegando ya al final de una etapa en nuestras vidas, y justo coincidiendo con el final de la década del 70. Ya para ese mes, tras terminar los exámenes finales del cuarto bimestre, nuestro interés estaba enfocado en lo que sería el día que nos graduaríamos con la cena de promoción y luego, la fiesta de promoción. Ya a finales de noviembre habíamos tenido una reunión un sábado en la noche en la casa de Beto Lay, y en donde invitamos a nuestro querido profesor, Clive Bailey, quien fuera nuestro Class Teacher en Tercero de Secundaria y con quien tuvimos una cercanía muy grande, y quien muchos años después, llegó a ser Director del Colegio, y quien la dio una visión más moderna y de mente amplia. Y el domingo 9 de diciembre tuvimos una Ceremonia de Despedida en un culto público en la Capilla del Colegio, y fuimos con nuestras familias y fue un momento bastante especial.





Luego de coordinaciones y de diversas actividades que se realizaron bajo la batuta de la Comisión de Madres de Familia -de la cual mi viejita -QEPD- formó parte y doy fe de lo duro que se batieron para recaudar fondos para nuestra promoción-, se fijó que la fiesta de promoción sería el viernes 21 de diciembre del 79. Y nuestra Graduación sería el 18 de Diciembre y luego de la Ceremonia, la Cena sería en el recordado Hotel "Cesar's" en Miraflores, hoy llamado "Casa Andina Private Collection Miraflores". Y ese día martes 18 de diciembre de 1979 fue uno de los más felices días de mi vida, un día que fue completo, de principio a fin, y eso sucedió hace exactamente 35 años, un día como hoy.


Recuerdo que mis viejos y mi hermano estaban esperando con expectativa este momento y los que nos graduábamos teníamos la libertad de invitar a todos los familiares que quisiéramos. Me acuerdo que el Director del colegio en ese entonces, el señor Vidal -más conocido como el "Loco Vidal"- nos dijo que la entrada a la ceremonia de graduación era con invitación, pero nosotros teníamos carta libre para pasarle la voz a quienes quisiéramos y poco faltó para decir que trajéramos a la empleada y a al perro de la casa. Teniendo en cuenta eso, yo había invitado a algunas tías, hermanas de mi madre, pero se excusaron por el tema del tiempo, y al final, irían mis padres y mi hermano Alex. Esa mañana del martes 18 de diciembre comenzó de una manera entusiasta para mí. Sabía que ese día iba a ser especial, tanto por la graduación como por la cena, pero también en mi interior, era consciente que cerraba una etapa de mi vida en el colegio y en sus instalaciones -porque la fiesta ya sería en el Country Club- y eso me generaba por un lado cierta pena, porque a partir del siguiente año, 1980, todos tomaríamos rumbos separados, postulando a la Universidad; pero por otro lado, me generaba expectativa por lo que vendría en mi vida al año entrante cuando postulara a la Universidad Católica a Derecho. Esa mañana nos citaron en el colegio para ensayar lo que sería nuestra participación en la graduación, cómo entraríamos al Salón de Actos, cómo nos ubicaríamos en nuestros asientos y cómo se llevaría a cabo la ceremonia, cuando el Superintendente Allan Fraser -más conocido como "Camote"- nos llamaría uno por uno para entregarnos nuestros diplomas. Y también ensayamos cantando el himno de Inglaterra, "God Save The Queen" -en ese época, aún no era el fan de QUEEN que soy ahora. Y también me acuerdo que en esa mañana estaba con nosotros dándonos las pautas nuestro profe Clive Bailey, y en un momento en que cantábamos el himno de Inglaterra, el Cachetón Alex Llerena no quiso cantar y Bailey le metió su cuadrada y todos por dentro nos arrastrábamos de la risa y algunos decían en voz baja "jálenle las orejitas". El ensayo duraría un poco más de una hora y terminado esto, regresamos a nuestras casas, para prepararnos para lo que vendría. Pero el ambiente era muy positivo y nostálgico, porque sabíamos que esa sería la última vez que estaríamos como promoción dentro del colegio y ya en mi interior iba sintiendo que estaba viviendo un día especial y muy feliz. Y eso que todavía faltaba lo mejor.

De regreso a casa, almorcé con mi familia y descansé un poco y calculando la hora, salimos en dirección al colegio. Llegando, mi familia se ubicó y yo me iría con mis amigos de la promoción y todos estábamos con nuestros ternos, con saco y corbata -cuando no tenía la más mínima idea de cómo hacerme el nudo de la corbata- y al momento de entrar al colegio nos pusieron una rosa en la solapa del saco. Y nos ubicamos en nuestros asientos, en las butacas de adelante en la columna del centro, y cuando comenzó la ceremonia, para mí fue sencillamente algo mágico, reminiscente y nostálgico. Soy sincero en confesar que en esos momentos, pasaba por mi cabeza todos los recuerdos vividos desde Transición y me daba algo de reminiscencia. En el resto del Salón de Actos, nuestros familiares contemplaban felices y orgullosos este logro en nuestras vidas, culminar nuestros estudios escolares. Y cuando llegó el momento en que nos llamaron a subir al estrado, uno por uno, en orden alfabético, todos los familiares del que subía al estrado rompían en aplausos y hasta con algo de barra. Cuando me tocó subir, me temblaban las piernas y fue emotivo para mí, ver sentada en el estrado a la Miss Mackenzie, quien fuera nuestra querida profesora en Transición y Quinto de Primaria. Recibí de manos del señor Fraser el diploma y una Biblia como regalo que nos daba el colegio. En honor a la verdad, esos segundos fueron uno de los momentos más emocionantes de mi vida. Y así, desfilarían todos en el estrado, tanto la gente de mi salón A, como mis hermanos de la B. Y un momento que debo confesar que se me hizo un nudo en la garganta fue cuando llegó el momento de entonar el himno del colegio "Adelante Estudiantes del Anglo". Era la última vez que lo cantaría como alumno, ya que las numerosas veces que lo he entonado cuando he ido al Colegio ha sido ya en calidad de Ex Alumno. Todos cantamos el himno con fervor y emoción, porque creo que todos éramos conscientes que era la última vez que lo haríamos como alumnos. Al terminar la ceremonia, me acuerdo que busqué a mis viejos y sentí una gran felicidad al ver sus rostros de emoción y me abrazaron muy efusivamente y mi viejo tenía sus ojos algo rojos de la emoción y mi viejita tenía una sonrisa de oreja a oreja. Me despedí de ellos porque de allí nos iríamos a nuestra Cena y nos juntamos para irnos en grupos al Hotel "Cesar's", que quedaba en la esquina de La Paz con Diez Canseco.

Cuando llegamos al hotel, fue para mí alucinante. Era un hotel de lujo y era uno de los mejores hoteles en Lima en esa época. Y cuando entramos al ambiente, que estaba todo alfombrado y donde estaríamos ubicados, mismo niño en dulcería miraba a todos lados deslumbrado por el hotel. Y ese fue un momento mágico para mí, el compartir con los amigos de la promoción el que era nuestro último acto formal como promoción en donde estábamos TODOS los miembros de la promoción, ya que a la fiesta de la promoción hubieron uno o dos que no asistieron. El servicio fue de primera, la comida estuvo deliciosa y me acuerdo que nos acompañaron el señor Fraser, y algunos profesores, como el señor Bailey, el señor Luna -conocido como Pablo Mármol-, el señor Espinoza -más conocido como Toby, Memo o Marmotín-, el señor Palacios -conocido como "Chorizo"-, y el señor Granados -el popular "Náufrago". Y lo que vivimos en ese momento fue sencillamente único y nos sentíamos más hermanados que nunca. Al final, la cena acabó, creo que a eso de las 11 pm, y un grupo de a promoción se fue a celebrar con el "Náufrago" -que era un loco de atar- y como en esa época el que escribe no tomaba, me regresé a mi casa en los colectivos que iban por la avenida Arequipa. Y recuerdo que me fui con un compañero de promoción, al cual jamás volvimos a ver después en 36 años, ya que no fue a la fiesta, Juan Allauca. Recuerdo que conversamos de la cena y nos despedimos con un "hasta el viernes, nos vemos en la fiesta", y después nunca más se supo de él. Me bajé en el Edificio "El Dorado", ya que en esa época vivía en mi tradicional casa en Lince y me fui caminando por toda la avenida Hipólito Unanue, con un sentimiento de felicidad verdadera y auténtica, de haber vivido un día completo, desde que me levanté hasta que me acosté. Muy pocas veces he tenido días así en mi vida. He tenido momentos muy felices, pero no días completos, y este 18 de diciembre de 1979 fue el primer día en que experimenté una felicidad completa. Y no volví a experimentar esto hasta el 19 de noviembre del 2008 cuando en Chile cumplí el sueño de mi vida de ver a la dupla sobreviviente de QUEEN en vivo. Fue un día impregnado de magia que se esparció a lo largo de todo ese martes 18 de diciembre de 1979 y que hoy, 36 años después, lo sigo recordando como si fuera ayer.

Luego vendría la fiesta de Promoción en el Country Club y eso ya fue otra historia. Y con los años, hemos tenido buenos reencuentros en la promoción, sobretodo en nuestras Bodas de Plata en el 2004 y por nuestros 30 años en el 2009. Pero tanto en la Graduación como en la fiesta, fue la última vez que estuvimos todos juntos como promoción, algo que no se ha vuelto a repetir. Siempre conservo el contacto con mis amigos del alma, "Los Siete Samurais" -Beto Hernández, Alex Llerena, Roberto Rentería, Martín Ortiz, Octavio Zumarán, César Watanabe y el que escribe-, al que incorporaría como un "Octavo Samurai" a mi gran amigo Tito Teruya. Ellos son mis hermanos del alma, y son mis amistades más entrañables y más antiguas, que en su gran mayoría se iniciaron hace 46 años y que hoy 36 años después de haber dejado las aulas sanandresinas, la amistad, confianza y estimación personal se mantiene intacta. Asimismo, el aprecio por mis compañeros de promoción, tanto de mi salón, como mis hermanos de la B, sigue perdurando con los años.

Un día como hoy, hace 36 años, nos graduamos de nuestro querido "San Andrés" y vivimos el último acto formal como alumnos del colegio. Y ese recuerdo permanece por siempre en nuestras mentes y corazones, como recuerdo del final de una etapa única y singular de nuestras vidas, once años en que compartimos todo en el colegio y que nos formó como personas de bien y que fue la base de lo que somos ahora.




30 comentarios:

  1. No sigas que tiramos moco.
    Buena Lucho

    ResponderEliminar
  2. GRACIAS LUCHITO, POR ESA VIVA EVOCACIÓB DE NUESTRAS VIDAS, TE FALTA ESCRIBIR LAS EMOCIONES DE UNA FIESTA DE PROMOCION, NO SE SI ME LLEGARÍAN A DAR MI DIPLOMA, PORQUE TENIA 2 CURSOS DE CARGO JAJAJA, FORMACION LABORAL Y FILOSOFIA, LOS DOS CON "F". SEGURO QUE POR ESO ME AMOTINÉ PARA NO CANTAR EL HIMNO EXTRANJERO Y ALIENANTE COMO DIRIA NUESTRO SABIO AMIGO OMAR UCEDA.
    UN FUERTE ABRAZO A TI Y A TODOS LOS QUE LEEN ESTAS LINEAS.

    ResponderEliminar
  3. Hola mi estimado Martín. Gracias por tu comentario.

    Esa era la consigna, je je, que la gente evoque y tire su moco.

    Recordsr es volver a vivir y valía la pena evocar esta importante fecha en el blog.

    Un fuerte abrazo.

    LUCHO

    ResponderEliminar
  4. Hola mi estimado Alex. Hasta que te animaste a escribir en el blog. Muchas gracias por tu comentario.

    Sobre la fiesta, ya lo comentaré más adelante. Así que sacaste cursos de cargo? A Dios gracias tu hijita no salió a tí, je je. Hasta ahora me acuerdo cuando Baily te puteó y todos atrás decían "jálenle las orejitas", je je.

    Un gran abrazo para tí, mi estimado amigo.

    LUCHO

    ResponderEliminar
  5. Como siempre una cronica descriptiva al estilo "Guadalupe", gracias por el aprecio hacia mi persona - sabes que es reciproco - y gracias por habernos trasladado 30 años en el tiempo con tanta facilidad

    Un Abrazo muy fuerte, mi hermano

    ResponderEliminar
  6. Hola mi estimado Betito. Usted siempre infaltable en este tipo de posts. Muchas gracias por tu comentario y tus palabras. Se valoran un montón. Son 40 años de amistad que perdura con el tiempo y como el vino, se hace mejor cuando es más añejo.

    Son 30 años que han pasado y que sin duda, representa un momento inolvidable en nuestras vidas sanandresinas.

    Un fuerte abrazo, mi querido amigo.

    LUCHO

    ResponderEliminar
  7. Luchito,
    Claro que el loco Vidal estaba contento de vernos completar nuestros anios escolares para nunca mas vernos a diario en el colegio, jaja Le sacamos (al menos yo) un par de pelos con nuestras travesuras. Desafortunadamente yo no pude estar en el colegio ese anio pero recuerdo que estuve con Uds en pensamiento a la distancia, ya que me encontraba en California. Buenos recuerdos, me imaginaba que el Ceasar's era mas grande, por la foto es pequenito...
    Julio

    ResponderEliminar
  8. Hola Julito! Mi querido viejo, muchas graciaspor tu comentario.

    Como bien dices, el loco Vidal ya se libraba de nosotros, je je. Claro que recuerdo que ya para 5º de Secundaria ya no estabas cono nosotros, pero siempre la gente te recordaba y siempre fuiste uno de los nuestros.

    Un fuerte abrazo a la distancia.

    LUCHO

    ResponderEliminar
  9. Lucho te pasaste, que buen recuerdo.
    Trae gratas memorias a la mente.

    Muchos saludos

    Eduardo

    ResponderEliminar
  10. Hola mi estimado Eduardo. Siempre es un gustazo tenerte en el blog. Muchas gracias por tu comentario.

    Sin duda, un grato recuerdo que merecía ser evocado, 30 años después.

    Un fuerte abrazo.

    LUCHO

    ResponderEliminar
  11. Hola Luchito, algunos detalles para pulir tu tan buena memoria de 30 años atrás, fueron claveles no rosas los que nos iban colocando, no sé en tu caso a mi me las colocó Dora Quiroz, una gran amiga y colega pues no fue mi miss sino mi compañera de trabajo cuando enseñé en el cole. La cena fue en las bóvedas, así se llamaba el salón, estuve en la mesa con Clive y bueno por ahi te pasaré algunas fotos del cesars Lo que no recuerdo es que luciera como en la foto, pero que gran viaje por el pasado, lindos recuerdos y sobretodo algo muy cierto la sonrisa de los pápás esa noche, la emoción de cantar el himno con toda la fuerza de nuestros 17 años en promedio y la promesa de seguir manteniéndonos juntos. Un abrazo muy grande y siga tomando su memorex para que brindes más anécdotas del pasado!
    Chicho

    ResponderEliminar
  12. Hola mi estimado Chicho. Que gusto tan grande tenerte en el blog. Muchas gracias por tu comentario y por agregar más detalles que enriquecen este modesto post.

    Si tienes fotos de la cena, por favor, mándamelas para agregarlas a este post. Todos con el tiempo sufrimos nuestros cambios. Unos perdieron pelo, otros ganaron peso, otros cambiaron el color de su pelo.

    La sonrisa de nuestros viejos fue la mejor recompensa y cantar el himno por última vez como alumnos fue emocionante.

    Un fuerte abrazo para tí, querido amigo. Y la promesa de recordar más sobre nuestra etapa escolar en el año que viene en mi blog.

    LUCHO

    ResponderEliminar
  13. Mi querido Luis
    Que gusto leer estás líneas que me trajeron gratos recuerdos. Cuando me acuerdo de esa época, sobretodo de los momentos de nuestra graduación intento recordar los detalles pero la memoria me traiciona. Pero tú conseguiste recordármelos. Felicitaciones por la iniciativa y continúa con las crónicas del recuerdo. Un fuerte abrazo. Ah.., un detalle, el hotel de la foto es de un hotel de Trujillo, el Cesar's Hotel de la Av. La Paz era de más de 15 pisos y era lujosísimo, su arquitectura era modernísima. Abrazos
    Juan Ramon

    ResponderEliminar
  14. Hola mi estimado Juan Ramón! Muchas gracias por tu comentario y tus palabras. Me alegra mucho saber que te gustó el post. Esa es la idea, de rescatar aquellos recuerdos imperecederos para evocarlos con nostalgia y alegría.

    Gracias por la aclaración del detalle de la foto del Cesar's. Ahorita mismo lo saco para no confundir.

    Dale también mi saludo y mi recuerdo a tu señor padre, gran maestro que nos inculcó ese amor por la lectura y la literatura.

    Un fuerte abrazo.

    LUCHO

    ResponderEliminar
  15. Gracias Luchito una vez mas por tus bien detalladas cronicas, esta vez sobre la graduacion y cena de promocion, hace 30 años, un 18 de diciembre de 1979. Como te comentaba en privado, te mereces el galardon de "La Pluma de Oro" de la Promocion 79 del San Andres, no solo por tu prodigiosa memoria, sino por el corazon que le pones a la hora de escribir y describir (en este caso), uno de los momentos mas importantes de nuestras vidas.
    Gracias Lucho por dedicar un tiempo y un espacio en este magnifico blog, y hacernos revivir momentos tan felices e inolvidables, con tanto detalle y emocion, que nos hace retroceder 30 o 40 años en cuestion de segundos.

    Un abrazo desde la distancia.

    Coco.

    ResponderEliminar
  16. Hola mi estimado Coco. Muchas gracias por tu comentario y tus muy generosas palabras y sobretodo, por ese "galardón", je je. Cuando uno siente los momentos importantes en su vida por dentro, lo ideal es plasmarlo y compartirlo con los buenos amigos como ustedes. Aunque este blog está centrado principalmente en QUEEN y su música, pero eso no es impedimento para compartir aquellas vivencias significativas en mi vida.

    Gracias a tí por estar al tanto de este blog. Y en el 2010 irán más recuerdos sanandresinos. Es una promesa.

    Un fuerte abrazo a la distancia.

    LUCHO

    ResponderEliminar
  17. Realmente muy bueno el blog.Te felicito.Quiero enviarte a tu email algunos recuerdos de esas epocas.Yo soy cachibachero y guardo muchas cosas que te van a sorprender. Invitacion a la Ceremonia de Clausura,Programa de ese dia,copias de trigonometria de Perro Benavente,Las copias de loco Vidal,Foto del Viaje de Promocion al Cuzco etc etc.
    Mi correo es lbusiness_online@hotmail.com. Soy del B. Mi nombre es Luis Bakus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y de la fiesta de la promocion ? Saludos, Cesar

      Eliminar
    2. Hola César, Gracias por comentar,

      Sería bueno ver ese material, que de hecho debe generar harta nostalgia.

      Un abrazo.

      LUCHO

      Eliminar
  18. Hola mi estimado Luis. Claro que me acuerdo de tí. Muchísimas gracias por tu comentario y tus palabras.

    Me alegra saber que te gustó el post. Siempre es bueno evocar aquellos momentos importantes en nuestras vidas.

    Mi e-mail es luisguadalupe3263@yahoo.com

    Mándame lo que consideres conveniente, incluso para poder agregarlo a este post también.

    Un fuerte abrazo.

    LUCHO

    ResponderEliminar
  19. Hola Lucho, gracias por ese relato tan vívido de aquel día de nuestra graduación. Quisiera aportar alguna información adicional, la foto mostrada se tomó en la fiesta de promoción en el Hotel Country Club. Para ese entonces el Cesar's Hotel era el más moderno y quizás el más lujoso de Lima, y ahí muchos de nosotros que solo sabíamos de jugar pelota y hacer chacota, empezamos a aprender que en estos lugares había que guardar ciertas formalidades; esto lo comento pues recuerdo que al llegar a la mesa donde nos empezabamos a sentar para la cena (después del preámbulo), varios de nosotros nos quitamos el saco y lo colgamos en el respaldar del asiento, y casi inmediatamente llegó el encargado de la zona y nos pidió que nos lo volvieramos a poner el saco porque esa era la formalidad que imponía el hotel. Como ya es conocido, los de la sección B nos ha carecterizado de ser escrupulosamente respetuosos de las normas y por supuesto que obedecimos a tal disposición hasta terminar la cena con el bavarois de lúcuma (o chirimoya?). Después de la cena algunos acordaron tomar por asalto el depa de Yuri Villarán quién gentilmente ofreció un lugar donde continuar la celebración.
    Nuevamente gracias por el relato
    Un abrazo
    Benjamín Blanco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola mi estimado Benjamín. Muchas gracias por tu comentario.

      Gracias por la muy interesante información adicional. Cómo olvidar cuanto entramos al Hotel. Me sentía mismo provinciano arribando a la capital, ja ja . Y ese bavarois de chirimoya fue suculento. Fue una inolvidable e irrepetible experiencia.

      Un fuerte abrazo sanandresino.

      LUCHO

      Eliminar
  20. Que tal Luchito , el Cronista de la promo ! Ojala alguien se anime a compartir fotos de la fiesta de la promo y del almuerzo, si es que hubiese algunas. Tal vez puedes abrir un espacio solo para fotos en el Blog. En esta remembranza , los comentarios de Jaime Santillan en Yahoogroups son buenos...tal vez le puedes hacer un link o un cpopy /paste con permiso por supuesto del Jaime....Tal vez seria bueno hace mencion de los que ya partieron...de los "no encontrados" hasta ahora como Lecaros...y sobre el Leader...si deseas puededs hace un link a las fotos de mi facebook donde esta una cronica sobre el Dr. Vidal... Cesar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola mi estimado César. Muchas gracias por tu comentario.

      Concuerdo contigo, esa sería una magnífica idea si alguien tuviera esas fotos. Gracias por tu sugerencia, está interesante la idea. Y al Dr. Vidal, cuando falleció, le dediqué un post en el blog.

      Un fuerte abrazo.

      LUCHO

      Eliminar
  21. Aaaaaaaasu mare!! cómo pasa el tiempo, me has hecho pensar en mi promo :(

    Muy guapo el joven Luis Guadalupe, y también ahora el señor ^-^

    Abrazote y saludotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Daria. Muchas gracias por tu comentario.

      Así es, amiga linda, 35 años se pasaron como jugando. Y a esperar en cinco años los 40. Gracias por tus palabras. Bueno, apenas tenía 16 años de edad, y tenía más pelo y menos canas y kilos.

      Te mando un abrazo gigante.

      LUCHO

      Eliminar
  22. Luchito que gusto releer tus blog, ojalá la gente vuelva a escribir, y se acuerde de sus ofrecimientos de enviar fotos como Luchito Backus y Chicho Sifuentes, y todos los que tengan algo que mostrar de nuestros recuerdos,pues será valioso reconstruir con ellas parte de tan emocionantes experiencias. Valen las precisiones de los claveles en vez de rosas, lo de los sacos de ponérselos no sé, capaz alguien con un gran alacrán, que ni el fuerte aire acondicionado podía redireccionar...jajajaja, obligo la suplica del mozo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola mi estimado Alex. Muchas gracias por volver a comentar.

      Sin duda, fue un día especial en nuestras vidas. Y ojalá que quienes ofrecieron fotos, se acuerden. Y sobre el tema del saco, quien sabe si ese alacrán era letal, ja ja. Y el pobre mozo, al borde de la asfixia le trajo su saco para que se lo pusiera, ja ja-

      Un fuerte abrazo.

      LUCHO

      Eliminar
  23. Me sorprende lo memorioso que eres .
    Fue un viaje por el túnel del tiempo.
    Felicitaciones Luchito!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola mi estimado Robertito. Muchas gracias por tu comentario.

      A Dios gracias, la memoria no me falla. Y 36 años después, sigue en nuestros recuerdos.

      Un fuerte abrazo.

      LUCHO

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddThis