ROYAL LANGUAGES

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian xo Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

sábado, 30 de junio de 2012

COSAS QUE ME DISGUSTAN - IV





Llegamos al último día del mes y como ya ha venido siendo costumbre en los últimos tres meses, toca cerrar el mes con un post personal de la sección “Cosas Que Me Disgustan”. Aunque en honor a la verdad, en algunos podría referirme como “cosas que no me gustan”. Pero bueno, al menos, ya son varios que me han comentado el mes pasado que iban a esperar la cuarta entrega de esta sección. Sinceramente, pensaba tomarme un descansito algo sabático de dos o tres meses, pero viendo que este segmento tiene su pequeña hinchada –como la San Martín, con la “Muela”, je je-, no pretendo decepcionarlos. Así que pónganse cómodos y tendremos nuevamente dos situaciones que me disgustan y en el tercer punto un roche pero tremendo, que no me pasó a mí, pero que merece ser contado.

1)     Desde que era chico, probablemente influenciado por los valores que me inculcaron mis padres y mi querido colegio, siempre la puntualidad fue una virtud que fui cultivando, y hasta ahora la mantengo. Muchas veces me ha costado ser visto como un bicho raro, un maniático de la hora o un espécimen de otro planeta, pero soy puntual por dos motivos: 1) Porque la hora es la hora y no media hora o una hora después; 2) Porque no me gusta hacer esperar. Y por allí va algo que me disgusta tremendamente: la grosera y conchuda impuntualidad y que me hagan esperar como si fueran un tipo que no tiene absolutamente nada que hacer. Por esa misma razón, porque no me gusta que me hagan esperar es que tengo la consideración suficiente de no hacerle lo mismo a alguien. Entiendo y tampoco soy un radical o intransigente, si es que la persona llega unos minutos tarde a la cita que quedó contigo. Pero que llegue 30 minutos después y con una actitud de que “aquí no ha pasado nada” y de “¿Por qué tienes esa cara?”, me parece una total falta de consideración y respeto.  


Y eso sucede en muchísimas situaciones: ya sea pactando una cita con una amiga o amigo, o asistiendo a una invitación, ya sea cena, almuerzo o matrimonio.  ¿Les hago una pregunta a todos esos tardones? ¿Cómo se sentirían si les hiciesen exactamente lo mismo en algo que fuese importante para ellos? Esa criollada de “la hora peruana” me parece el pretexto para justificar la falta de seriedad para honrar la hora fijada de un compromiso pactado. Y lamentablemente parece que esa costumbre está tan asentada y arraigada que hasta en los partes de matrimonio, señalan la hora con una hora o 30 minutos de adelanto a la hora verdadera por la sencilla razón a que la gente nunca llega temprano. A tal punto se ha “institucionalizado” esta pésima costumbre que cuando una organiza una reunión en su casa, tiene que citar no a una hora determinada en punto, sino “a partir de tal hora”.  Carajo, ¿qué le cuesta a la gente ser puntual? Repito, entiendo cuando hay un motivo de fuerza mayor, ya sea porque algún imprevisto sucedió. Pero lo peor es que se llega tarde con plena conciencia de lo que se está haciendo. Y la muestra más clara es que muchos salen de su casa a la hora en que ya deberían estar en ese lugar. ¿Y qué es lo que alegan muchos? “Ni de vainas quiero ser el primero en llegar?”. O sea, ¿el que llega primero es un pobre imbécil? ¿Y que habría de malo en ser el primero en llegar? Simple y llanamente complejos idiotas.


Y uno de los sitios donde más detesto que me hagan esperar es cuando estoy en un restaurante. Se supone que uno llega a un restaurante porque quiere comer y tiene algo de hambre, ¿no? Entiendo que en algunos casos, cuando hay mayor afluencia de personas, la atención no sea tan inmediata, pero que te tengan esperando como si fueses un tipo que ha entrado a su local para ver cómo el resto de personas comen, eso me saca ronchas. Y eso me recuerda lo que una vez me pasó en un chifa que está a una cuadra de donde trabajo. La comida es rica pero son super demorones tanto en tomarte la orden como en traerte tu comida. Y cuando con alguna frecuencia almorzaba allí, terminaba haciendo bilis por todo lo que me hacían esperar. Entraba a las 2:05 y salía del local bordeando las 3 pm, y no porque yo sea un tipo que come como abuelita, recontra lento, sino por todo lo que se demoraban en atenderme. Por eso, iba muy poco a esa chifa. Hasta que un día, el año pasado, era sábado y teníamos con mi esposa una reunión famiilar en la tarde. Yo trabajo sábados de 10 am a 1 pm, y la hora de la reunión era a las 4 pm. No me iba a resultar si me iba a la casa a almorzar porque iba a llegar con las justas, almorzar de manera veloz y salir a la velocidad del rayo. Y encima, era ir a casa para volver a pasar por la misma ruta. Y siendo sábado el único sitio accesible era el chifa. A eso de la 2:00 pm, fui a almorzar y el chifa estaba con varias mesas vacías y me dije, “me atenderán esta vez más rápido”. Cuán equivocado estaba. Me senté en mi mesa y esperaba que algún mozo viniese con la carta. Estuve esperando 10 minutos a que cualquier mozo se dignara en decirme, “señor, ¿que va a pedir?”. Y lo peor era que el lugar estaba casi vacío. Era tal la cara de fastidio que tenía, que cuando uno de los mozos pasó por mi mesa, de frente le dije, “disculpa, llevo 10 minutos esperando que uno de ustedes venga a tomarme la orden. O que creen? ¿Que estoy sentado aquí para posar para una foto?”. El tipo corrió y me trajo la orden. Pedí de inmediato una sopa wantan y arroz chaufa con pollo y me puse a esperar. Ya eran las 2:20 pm y nuevamente la espera se convirtió en interminable. Pasaron 15 minutos en traerme la sopa wantan y cuando la terminé, esperé otros 10 minutos para que me trajeran el arroz chaufa con pollo. Y encima cuando le digo a uno de los mozos, “llevo 10 minutos esperando el chaufa”, el tipo me contestó “un ratito, ¿ya?”. Ya tenía más de 40 minutos en el chifa y recién iba a almorzar el plato de fondo y el lugar no estaba lleno. Ganas no me faltaron de agarrarlo a patadas a ese sujeto y largarme de allí. Al final, terminé saliendo a las 3 pm del chifa con una firme promesa: no regresar jamás. Y se lo dije a la señora que estaba en la recepción. Promesa que he mantenido hasta la fecha y que pienso mantenerla siempre. Que a otros los hagan esperar.

2)     Lo que voy a decir a continuación, no lo voy a decir con mala onda. Pero francamente no me gusta que me etiqueten en el Facebook por fotos en las que no aparezco. Se que hay amigos y amigas que probablemente lo hacen con la mejor intención del mundo. Pero lo que me molesta es el efecto que genera: que mi bandeja de entrada de mi correo sea inundada con hartos mensajes de personas que agradecen o comentan ese etiquetado. No hay nada que me enerve cuando abro mi correo y veo 50 correos sin contestar, de los cuales 40 provienen de ese etiquetado, porque son correos que no van dirigidos hacia mí. Entonces, ¿por qué cuernos tengo que soportar recibir esos correos en mi bandeja de entrada? 


Solo en tres casos, puedo aceptar gustoso un etiquetado en Facebook: cuando es una foto en la que este servidor aparece; cuando es una foto de QUEEN que sea interesante –ojo, foto de QUEEN, no de Freddie Mercury en poses o tomas que al público femenino le puede gustar y encontrar sexy y seductor, pero a mí no, pues- o de ABBA o The Moody Blues; o en algún saludo grupal ya sea por Navidad o Año Nuevo, o cualquier otra festividad. Fuera de esos 3 casos, detesto ser etiquetado. Si me quieren mandar algo, háganlo por inbox, por favor, no me etiqueten, ¿sí? Odio cuando alguien me etiqueta promocionando un producto o servicio que brinde. Eso me parece una conchudez total porque no solo se meten a mi muro a imponerme lo que ofrecen, sino que me abarrotan mi bandeja de entrada. Por favor, si algún lector pensaba hacer eso conmigo, le ruego que lo reconsidere, si no quiere que lo elimine de mis contactos.  Repito, lo digo con la mejor buena onda, porque hablando se entiende la gente. Y otra cosa que detesto es las solicitudes para Yoville, Farmville, Cityville y cuanto fuckingville haya. No tienen otra cosa qué hacer como por ejemplo, tener una vida real y propia. Ya eso será tema de otro post.


3)  Y llegó el turno de los roches. Pero en esta ocasión que no me sucedió a mí, sino a un amigo de la universidad. No tendría ningún tipo de problema en decir que me pasó a mí, ya que después del tremendo roche que pasé en esa fiesta, que conté en el segundo post de esta sección, ya estoy vacunado para cualquier otro roche. Bueno, el tema es que esto le pasó a un amigo y no me hubiera gustado estar en su pellejo en ese instante. Era el año 81 y estaba en la universidad y se venía el cumpleaños de un amigo, que iba a hacer una comida ese fin de semana. Resulta que a un amigo que llamaremos “A”, le gustaba bastante una chica, pero como era medio lento y tímido, no había tenido oportunidad de conocerla en la universidad. Y justo, tanto “A” como la chica eran amigos del que cumplía años y ambos iban a ir a la comida, cada uno por su lado, por supuesto. El amigo “A” sentía que había llegado su momento de conocerla. 


Cuando llegó el sábado, todo parecía indicar que sería así. Me acuerdo que llegué temprano –fiel a mi costumbre de ser puntual- y el ambiente estaba agradable con la gente de la universidad. Y también llegó temprano “A”, que se le veía con bastante entusiasmo y con las pilas puestas. Y al rato, llegó también la chica. La casa era grande y había regular cantidad de gente y como que la cosa estaba dividida en grupos, un grupo conversaba por un lado, otro grupo por otro lado y así iba la cosa. “A” se fijó en qué grupo estaba la chica y asolapadamente se fue caminando, un poco por aquí, un poco por allá, para acercarse al grupo donde estaba la chica, que dicho sea de paso, estaba bien simpática. Como todo el mundo se conocía, era fácil pasarte de un grupo a otro. Hasta que llegó al grupo donde estaba la chica. Eran como unas 6 o 7 personas, que conversaban de todo un poco. Y “A” como que participaba en la conversación y un par de veces cruzó miradas con la chica y todo iba bien. Todo iba bien hasta que sucedió algo que cambió las cosas de manera radical. De buenas a primeras, y de la forma más inesperada, a “A” le comenzó a colgar un moco de la nariz. Y era un moco verde y no era pequeño. Todos se habían dado cuenta de eso, inclusive la chica, pero “A” no se había percatado de ello y seguía hablando como si nada estuviera pasando. Los amigos del costado le hacían señas con la mano señalando la nariz y el bestia no entendía y encima era rochoso porque le preguntó en voz alta, “¿por qué hablas en voz bajita? ¡Habla mas fuerte! ¡Habla como hombre!”. La gente como que se aguantaba la risa y le seguían haciendo señas y encima “A” volvió a decir, “¿Qué pasa? ¿Se me ha bajado el cierre? ¡Ja Ja!”, y parecía mismo elefante en una cristalería. Hasta que alguien le susurró al oído, “cojudazo, tienes un moco colgando”, y a “A” le cambió la cara, como del día a la noche, y jurando que nadie lo veía, comenzó a girar a la izquierda, a la derecha y lentamente se fue llevando la mano a la nariz y de forma veloz, con el dedo índice derecho sacó el moco de su nariz. Hasta ese momento, el tipo había pasado el roche de su vida pero como quien dice, faltaba el "broche de oro". ¿A que no saben a dónde salió disparado el moco de “A”? ¿Alguna idea? Bueno, luego de la veloz intervención de su brazo, el moco verdulento fue a parar a la mano de la chica. Un asco total. Ya se imaginarán que después de eso, “A” jamás llegó a conocer a la chica. 


Bueno, este ha sido el cuarto segmento de esta sección "Cosas Que Me Disgustan". Será hasta el próximo mes, Dios mediante. O si le doy un descanso a esta sección, para el subsiguiente. Hasta la próxima.





20 comentarios:

  1. Me muero con el mocooooooooooooo!!! JAJAJAJAJAJA pobre chico!!! algo así le pasó a mi hermano pero no con uan chica y no con un moco. cino con una "baba" en la mano del profesor. jajajajaja

    Yo también odio la impuntualidad! LA ODIO! Y encima, ENCIMA, gente que SABE que está tarde ni pide disculpas! TERRIBLE!

    Comparto lo del fqacebook, a mí tampoco me gusta que me etiqueten en promociones ni en cosas que no salgo yo. Por eso he pueto la modalidad de aprobar esas "etiquetadas" antes de publicarlas.

    Buen post para empezar un sabadito!

    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Guacala!!! Se me revolvió el almuercito con la historia del moco!!! Qué roche, jajaja, y qué asco. Pobre chica, que te caiga un mocazo y de un desconocido encima, puaj! Pero fortuito, pobrecito tu amigo, y qué piña!

    De la puntualidad te diré, si voy manejando, bueno antes cuando vivía en Lima, aunque saliera con un montón de anticipación, algo pasaba y llegaba tarde, pero al menos llegaba con una anécdota sobre mi retraso y hacía reír a los que me esperaban. Una cosas si, el día de mi boda llegué una hora tarde, era diciembre y por San Isidro en esas fechas había haaaaarto tráfico y no había manera de que el carro avanzara. Mi celu se quedó sin batería en cuanto entré al carro y el de mi hermano por alguna razón que desconozco, no le entraban las llamadas, igual que al de nuestros amigos que esperaban en la ceremonia. Nosotros llamábamos y no nos respondían y ellos llamaban y no entraban las llamadas. Mi esposo pensó que me había arrepentido y lo había dejado plantado, jajaja, justo esa mañana habíamos discutido por una sonsera. Es algo que me recordará hasta el día en que se muera, o me muera yo, o ninguna de las anteriores.

    En lo de las etiquetas igual, eso de las promociones y vainas que no me interesan, me llegan, normalmente quito la etiqueta para evitar que me lleguen mensajes de gente que no conozco. Pero me jode más que me etiqueten en fotos donde salgo horrorosa! La última vez que estuve en Lima, salí con unas amigas del cole y en una broma de mi esposo que vio que nos iban a tomar la foto, hizo como que me iba a dar un beso y sacó lenguota y así tomaron la foto y la subieron al face y me etiquetaron encima, casi muero del roche, está bien que es mi esposo, pero parecía de verdad que nos estábamos plantando un beso recontra bulgarón. Obvio borré la etiqueta, ya que quien la colgó, no tuvo la deferencia de borrarla cuando le puse el comentario "qué horrible foto, bórrala!"

    Me encantan estos posts Luchín!!! Espero pronto tener mi línea ya calajo! A ver si esta semana ya se arregla todo.

    Beso!

    Pd. Te dejé un meme en mi blog :0)

    ResponderEliminar
  3. Yo soy un tanto tolerante con la impuntualidad de la gente, e incluso si en un restaurante veo que el personal está a mil manos me quedo callado para no ser pesado, pobre gente, a veces andan de aquí para allá. Lo que sí no tolero es en las oficinas públicas es que te hagan esperar, más cuando uno ve detrás del mostrador que están charlando estupideces entre ellos, ignorándote como si uno no estuviera allí. Y como tú dices, lo que a uno no le gusta que le hagan no lo hará a los demás, espero que cuando me toque trabajar en la pública del otro lado del mostrador estaré atento a respetar el tiempo del otro.
    Lo del roche como le dicen ustedes, creo que el muchacho le erró al sacarse el moco ahí nomás. O sea, aunque no hubiese caído en la chica, igual quedaba mal. Lo mejor hubiese sido ir al baño más próximo, lavarse y al menos quedaba como un tipo educado e higiénico jejeje Mocos tenemos todos, a cualquier le puede ocurrir jejeje
    Saludos, arriba esta sección...

    ResponderEliminar
  4. Hola Marité. Muchas gracias por tu comentario.

    Que tal el roche el del moco, no? Es para ponerle la cruz a zualquiera, je je. Y en cuanto a la impuntualidad, coincidimos en eso, en la que es practicada con total impunidad y conchudez. Y lo del etiquetado del Facebook es una vaina. Yo también he puesto esa modalidad y solucionado el problema.

    Un abrazo muy grande.

    LUCHO

    ResponderEliminar
  5. Hola Lenya. Muchas gracias por tu comentario.

    Es cierto, piña el pata del moco. Pero bien torpe para no hacer caso las señas que le hacían, je je. Me has hecho reir con la historia de tu matri,ja ja. Claro, cuando hay motivos, es entendible, pero cuando no, desespera. Y en cuanto a los etiquetados, también detesto eso, pero me ha hecho reir tu historia, ja ja.

    Con gusto, esperaré el resto de tus comentarios, que los extraño harto.

    Un beso grande.

    LUCHO

    ResponderEliminar
  6. Hola Pablo. Muchas gracias por tu comentario.

    Es horrible que a uno lo hagan esperar. Es comprensible cuando hay una razón de fuerza mayor. Y en cuanto al moco, claro si el pata sacaba su pañuelo, y se sonaba, pasaba mejor, pero por creer que nadie lo veía, la embarró peor, ja ja.

    Gracias por tus palabras.

    Un abrazo.

    LUCHO

    ResponderEliminar
  7. Me consta que eres puntual, en la reu llegó a la hora que dijo (y)

    A mi tambien no me gusta que me etiqueten en una foto cualquiera, pero no tengo problema porque configuré mis notificaciones para que no lleguen a mi correo, simplemente saco la etiketa y punto.

    Que roche con lo del moco de Hulk jjajaja, más tonto "A" hubiera sacado un papel o mejor se iba al baño, en fin. He visto peores como cuando se te cae la baba o estornudas en medio de todos.

    Ah y ya no tengo virus, gracias por avisar

    ResponderEliminar
  8. Hola Maxwell. Muchas gracias por tu comentario.

    Es cierto, soy y seré siempre puntual. Eso viene desde que era niño. Y es una vaina eso de las etiquetas. Y en cuanto al roche, el pata hizo lo más complicado y salió peor.

    Un abrazo.

    LUCHO

    ResponderEliminar
  9. Pobre el del moco!!! Jajaja

    Hola Lucho, cómo estás?
    Yo también odio el etiquetado en fotos que no aparezco. En esos casos, lo mejor es eliminar tu etiqueta inmediatamente, así ya no te llegarán más notificaciones.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  10. Lucho! Qué tal post.

    Yo aún tengo el mal hábito de la impuntualidad, pero es algo que estoy logrando corregir con el tiempo.

    Las etiquetas! Sí, ya somos dos!

    Un abrazo Luchito.

    Pdta: El relato del moco ya lo habías escrito antes también, no?

    ResponderEliminar
  11. Hola Sil. Muchas gracias por tu conentario.

    A Dios gracias, estoy bien, querida Sil. Y sí, pobre el tipo del moco. Y sí, es odioso el etiquetado. Felizmente hay recursos para contrarrestarlo.

    Te mando un abrazo muy grande.

    LUCHO

    ResponderEliminar
  12. Hola Paty. Muchas gracias por tu comentario.

    La puntualidad es importante porque refleja la seriedad que uno puede tener antes un compromiso. Y las etiquetas, que estén muy lejitos. Y en cuanto al relato del moco, nunca antes la había contado en el blog.

    Un abrazo muy grande.

    LUCHO

    ResponderEliminar
  13. jajaja Lucho eso del moco me lo contaste en uno de tus comentarios, igual me reí a mandíbula batiente.
    Por otro lado, soy puntual (creo que todos hemos dicho lo mismo a excepción de Paty). Con decirte que la hora de entrada de mi trabajo es a las 8 y 30 y yo llego 7:50 todos los días.
    Bueno el facebook es una ruleta tienes que tener cuidado, por decir eso de las invitaciones yo no sé cuan cierto sea. Yo no juego nadad de esas cosas pero un amigo me dijo que le había llegado una invitación mía.
    Un saludo enorme. buen post como siempre.
    Pd.-puedes quitarle la seguridad qeu tiene tu blog para poner comentarios?

    ResponderEliminar
  14. hola Lucho, acabo de leer tu post, es muy atinado, yo soy extremadamente puntual y tambien odio esperar, como no me gusta hacer esperar a las personas, soy puntual pero siempre llegan media hora despues y si por algo se me ocurre hacer tiempo y llegar mas tarde, la persona llega a tiempo jajajajaja, algo ilogico pero me ha pasado, el sabado pasado me iba a reunir con una amiga quedamos a cierta hora pues la desgraciada no llego, me hablo hora y media despues para avisarme que se le habia olvidado obviamente yo ya me habia ido pero si enfadan estas situaciones.

    En Facebook a mi tambien me etiquetan y es algo que molesta porque yo ni velas en el asunto y salen con sus etiquetas guac!!!, por cierto, te quiero pedir permiso si puedo compartir en mi muro alguno que otro comentario, video que pones en el facebook, solamente informativo.

    Lo del moco suena asquerosisimo ya me imagino el asco que le dio a esta chica al verlo en su mano guac!!!!!.

    Saludos desde México

    ResponderEliminar
  15. AY Luchito, me has echo reir a mandibula abierta con lo del moco....jajjaa...pero,son cosas que suceden..y piña para tu amigo en este caso.
    A mi me pasó algo, no muy similar (de cochino), pero me ocasionó mucho roche.
    Te cuento...sucede que un amigo que ambos nos gustábamos mucho (allá por los años 80), me invitó a su cumpleaños, en esa epoca las reuniones tambien era con la familia, entonces, fui toda bien vestidita, toda linda y educativa..toda una LADY...me presentó a su mamá y demas familia.
    Entonces sirvieron la comida, recuerdo que un riquisimo arroz con pato, todos estabamos sentados en circulo en los sillones, con nuestro rico potaje...y yo..toda lADY comiendo con delicadeza y sonriendo..hasta que pincho la pierna de pato, y está sale disparada con mucha fuerza (parecía viva!!) hasta el otro extremo, y cayó en el plato de otro comensal e hizo que se le derrame la comida...me quería morir!!!..mi amigo, todo gentil con una servilleta fue hasta la persona embarrada para limpiarla..y yo..ROJAZAAA, y todos cuchichiando seguro de mi..buuuuuu..jaja.
    Bueno...con respecto a la imputualidad, tambien me parece irrspetuoso, pues disponen de tu tiempo. Te cuento otra anécdota al respecto: mi esposo era el rey de la puntualidad, y yo tambien, pero él era exageradísimo, y cuando estábamos de novios casi termina el noviazgo por que llegué tarde a una cita que teníamos..de verdad!!..casi termina el noviazgo!!..y no me demoré mucho!!..fue toda una peleota que casi etrmina en el tercera Guera Mundial...jajaj..
    Bueno...por ahora, termino,
    SAludos
    MArtha

    ResponderEliminar
  16. Hola Eduardo. Muchas gracias por tu comentario.

    Realmente la puntualidad es importante y refleja la seriedad de cualquier persona. El roche del moco fue colosal. Y en cuanto el etiquetado, es una joda, pero felizmente hay soluciones.

    Un abrazo.

    LUCHO

    P.D. Pierde cuidado, voy a ver eso de los comentarios.

    ResponderEliminar
  17. Hola Cony. Muchas gracias por tu comentario.

    Realmente, es una vaina que a uno lo hagan esperar. Por eso siempre he sido puntual. Sobre lo que me pides en tu muro, por favor, con toda confianza hazlo. Y en cuanto al moco, fue humillante.

    Un abrazo.

    LUCHO

    ResponderEliminar
  18. Hola Marthita. Muchas gracias por tu comentario.

    Me alegra que te haya gustado el post. Me he reído harto con tu historia, la pierna de pato debe haber salido disparado, misma caricatura, je je. Y sobre la puntualidad, es bueno ser puntual, pero no un enfermo.

    Un beso grande.

    LUCHO

    ResponderEliminar
  19. Jajajajajajajaja me mori de la risa con la ultima viñeta!!! Que rocheeeeee!!

    ResponderEliminar
  20. Hola Annita. Muchas gracias por tu comentario.

    Realmente el roche del moco fue de antología y menos mal que no me pasó a mí, je je.

    Un abrazo muy grande.

    LUCHO

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AddThis